Archivo de la categoría: Cronopio

Evangelio del mojado

Saludos colegas cronopianos, hace ya unos días les he compartido un corto que hicimos para la escuela, ahora, en esta ocasión les comparto, más que un video, un audio que realizamos para un concursillo, lo hemos titulado “El evangelio del mojado” pues intenta ser un homenaje para todos aquellos que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos en busca de una mejor vida. Sin más, espero que lo disfruten.

Cortometraje

Saludos colegas cronopianos, en esta ocasión les quiero compartir un cortometraje realizado en el 2008, durante mis estudios de comunicación, en él participamos varias personas que pusimos nuestro empeño y dedicación espero y les agrade y atambién les ayude un poco a reflexionar sobre la corrupción, cabe decir, que el cortometraje lo hicimos teniendo en cuenta la realidad de nuestro país: México, que como ustedes saben registra un alto índice de violencia y corrupción, y màs en estos tiempos en los que se ve afectado por el problema del narcotrafico.

Semana Santa

Saludos colegas cronopianos, esperando, que se encuentren disfrutando de estos días de descanso, que para algunos comenzaron desde el lunes y para otros comienzan hoy miércoles.

En estos días se festeja la Semana Santa, la Semana Mayor, los días santos o la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, todos estos nombres se refieren a esta semana, especial para los cristianos y más aún para los católicos, pues se celebra el misterio fundamental de la fe católica. Desde hace ya diez años me ha tocado vivir y celebrar estos días en diferentes lugares, tanto en pueblos como en ciudades, y cada lugar tiene sus tradiciones propias que son sagradas y no se puede cambiar nada. Así por ejemplo en algunos poblados se festeja esta semana con grandes procesiones, otros se guardan estos días con gran silencio, pero en todos se percibe la fe sencilla de la gente, me atrevo a decir, incluso, la fe que mueve montañas.

Grupo de nazarenos en procesión

Pues bien este año, por razones diversas del destino estoy pasando estos días en Sevilla, España una ciudad muy linda, con una gente más linda aún. Y como había dicho en cada lugar se celebra la semana santa de manera diferente, pues en Sevilla se celebra de una forma muy particular e interesante, les cuento.

Aqui, en Sevilla, desde el domingo de Ramos, se da inicio a los procesiones de las hermandades o cofradías, “Cofradía es una asociación de fieles católicos que se reúnen en torno a una advocación de Cristo, la Virgen o un santo, un momento de la pasión o una reliquia con fines piadosos, religiosos o asistenciales”. En Sevilla existen una gran cantidad de ellas, y se preparan todo el año para celebrar la semana santa, así que para los miembros de estas cofradías la semana santa dura un año entero, teniendo su culmen en la semana mayor.

Como decía, se realizan procesiones en las que participan, los nazarenos, los costaleros y otros, cabe destacar, que en la cofradía se cuenta con un gobierno muy bien organizado, que es el que se encarga de que todo salga bien el día de la procesión.

En las procesiones participa una multitud de gente

En las procesiones de las cofradías sevillanas los protagonistas, además de la intensa fe de la gentes, son los pasos, estos son imágenes de la Virgen o de Cristo que cargan los costaleros, estos pasos son realmente pesados, pues para cargarlos hacen falta mas de 30 hombres.

Cada día hay cerca de 8 procesiones que recorren la ciudad desde diferentes puntos, todas tienen su punto de encuentro y de llegada en la Catedral donde convergen, es importantisima la puntualidad, y paticipan en cada una de estas procesiones más de mil personas, y no me refiero a los espectadores que son otros tantos.

La Semana Santa llega a su culmen los días jueves, viernes y sábado, días en los que se festeja propiamente la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Aquí les dejo algunas imágenes de lo que a este Cronopio le ha tocado vivir estos días.

Semana de huevos!!!

Saludos colegas cronopianos, espero que se hayan pasado un excelente fin de semana, y también que hayan tenido un excelente inicio, ayer fue lunes, y dicen que los lunes ni las gallinas ponen, pero quiero decirles que no es así!!, no, no lo es, los lunes las gallinas sí ponen. No sé porqué existe ese dicho, y mucho menos de dónde surgió, pero lo que si se, es que es un refrán mediocre. Me explico, este refrán lo utilizamos regularmente para justificar que no nos gustan trabajar los lunes o que es muy pesado, en pocas palabras, lo utilizamos para justificarnos. Los lunes no queremos trabajar y como justificación utilizamos a las pobres e indefensas gallinas, que seguro no saben si es lunes o martes o viener el día en que ponen, en fin, este tipo de refranes no deberían de existir, pues sólo alientan un pensamiento conformista y mediocre.

en ocasiones nos quejamos de nuestra situación personal, o de la situación de nuestro país, pero cómo queremos progresar y mirar al futuro cuando lo único que hacemos es quejarnos de que ya llegó otra vez el lunes. Ahora bien, los fines de semana son para descansar e iniciar renovadamente la nueva semana, a veces en vez de descansar hacemos todo lo contrario. Cronopianos descansen, para que lo lunes más que ser una carga y un día más, sea un día lleno de renovados bríos, en definitiva que sea un día feliz.

Bueno despues de este discurso chafa, quiero decirles que estoy muy feliz por varias razones saber:

1.- El blog cronopio 133 va caminando a pesar de sus pocos días de vida, y esto gracias a sus visitas que muchas de ellas se deben seguramente a pequeños errores de su buscador, pero eso es secundario, lo importante es que de alguna forma u otra este espacio tiene visitantes.

2.- La semana pasada otros más de mis compañeros se graduaron de licenciados, entre ellos una gran amiga junto a la cual he pasado momentos inolvidables, cabe aclarar que no es una amiga con derechos, para mi desgracia. El caso es que nos conocimos hace ya casi 4 años. Felicidades Monse!!!!!, debes de sentirte afortunada de tenerme como amigo, jajajajajaja ya saben a eso de ser humilde nadie me gana.

3.- La tercera razón es que ya casi salgo de vacaciones y seguramente muchos o algunos de ustedes queridos lectores de este espacio chafa también lo harán. Ya saben en vacaciones a divertirse, portarse mal y cuidarse bien.

Colegas cronopianos que caen aqui por azares del destino o en dado caso, por error, quiero invitarlos a que me dejen sus comentarios, pues a pesar de las visitas no sé si este espacio les gusta o les sirvió de algo, cronopio133 quiere ser un espacio donde se haga comunidad y podamos compartir.

Instrucciones para entender tres pinturas famosas

El amor sagrado y el amor profano por TIZIANO
Esta detestable pintura representa un velorio a orillas del Jordán. Pocas veces la torpeza de un pintor pudo aludir con más abyección a las esperanzas del mundo en un Mesías que brilla por su ausencia; ausente del cuadro que es el mundo, brilla horriblemente en el obsceno bostezo del sarcófago de mármol, mientras el ángel encargado de proclamar la resurrección de su carne patibularia espera inobjetable que se cumplan los signos. No será necesario explicar que el ángel es la figura desnuda, prostituyéndose en su gordura maravillosa, y que se ha disfrazado de Magdalena, irrisión de irrisiones a la hora en que la verdadera Magdalena avanza por el camino (donde en cambio crece la venenosa blasfemia de dos conejos).

El niño que mete la mano en el sarcófago es Lutero, o sea, el Diablo. De la figura vestida se ha dicho que representa la Gloria en el momento de anunciar que todas las ambiciones humanas caben en una jofaina; pero está mal pintada y mueve a pensar en un artificio de jazmines o un relámpago de
sémola.

La dama del unicornio por RAFAEL
Saint-Simon creyó ver en este retrato una confesión herética. El unicornio, el narval, la obscena perla del medallón que pretende ser una pera, y la mirada de Maddalena Strozzi fija terriblemente en un punto donde habría fustigamientos o posturas lascivas: Rafael Sanzio mintió aquí su más terrible verdad.

El intenso color verde de la cara del personaje se atribuyó mucho tiempo a la gangrena o al solsticio de primavera. El unicornio, animal fálico, la habría contaminado: en su cuerpo duermen los pecados del mundo. Después se vio que bastaba levantar las falsas capas de pintura puestas por los tres enconados enemigos de Rafael: Carlos Hog, Vincent Grosjean, llamado «Mármol», y Rubens el Viejo. La primera capa era verde, la segunda verde, la tercera blanca. No es difícil atisbar aquí el triple símbolo de la falena letal, que a su cuerpo cadavérico une las alas que la confunden con las hojas de la rosa. Cuántas veces Maddalena Strozzi cortó una rosa blanca y la sintió gemir entre sus dedos, retorcerse y gemir débilmente como una pequeña mandrágora o uno de esos lagartos que cantan como las liras cuando se les muestra un espejo. Y ya era tarde y la falena la habría picado: Rafael lo supo y la sintió morirse. Para pintarla con verdad agregó el unicornio, símbolo de castidad, cordero y narval a la vez, que bebe de la mano de una virgen. Pero pintaba a la falena en su imagen, y este unicornio mata a su dueña, penetra en su seno majestuoso con el cuerno labrado de impudicia> repite la operación de todos los principios. Lo que esta mujer sostiene en sus manos es la copa misteriosa de la que hemos bebido sin saber, la sed que hemos calmado por otras bocas, el vino rojo y lechoso de donde salen las estrellas, los gusanos y las estaciones ferroviarias.

Retrato de Enrique VIII de Inglaterra por HOLBEIN
Se ha querido ver en este cuadro uña cacería de elefantes, un mapa de Rusia, la constelación de la Lira, el retrato de un papa disfrazado de Enrique VIII, una tormenta en el mar de los Sargazos, o ese pólipo dorado que crece en las latitudes de Java y que bajo la influencia del limón estornuda levemente y sucumbe con un pequeño soplido.

Cada una de estas interpretaciones es exacta atendiendo a la configuración general de la pintura, tanto si se la mira en el orden en que está colgada como cabeza abajo o de costado. Las diferencias son reductibles a detalles; queda el centro que es ORO, el número SIETE, la OSTRA observable en las partes sombrero-cordón, con la PERLA-cabeza (centro irradiante de las perlas del traje o país central) y el GRITO general absolutamente verde que brota del conjunto.

Hágase la sencilla experiencia de ir a Roma y apoyar la mano sobre el corazón del rey, y se comprenderá la génesis del mar. Menos difícil aún es acercarle una vela encendida a la altura de los ojos; entonces se verá que eso no es una cara y que la luna, enceguecida de simultaneidad, corre por un fondo de ruedecillas y cojinetes transparentes, decapitada en, el recuerdo de las hagiografías. No yerra aquél que ve en esta petrificación tempestuosa un combate de leopardos. Pero también hay lentas dagas de marfil, pajes que se consumen de tedio en largas galerías, y un diálogo sinuoso entre la lepra y las alabardas. El reino del hombre es una página de historial, pero él no lo sabe y juega displicente con guantes y cervatillos. Este hombre que te mira vuelve del infierno; aléjate del cuadro y lo verás sonreír poco a poco, porque está hueco, está relleno de aire, atrás lo sostienen unas manos secas, como una figura de barajas cuando se empieza a levantar el castillo y todo tiembla. Y su moraleja es así: «No hay tercera dimensión, la tierra es plana, el hombre repta. ¡Aleluya!» Quizá sea el diablo quien dice estas cosas, y quizá tú las crees porque te las dice un rey.

Crónicas de un Cronopio

Esto puede ser lo más parecido a un cronopio, ya ven que guapo soy...

Hoy comienzo en mi vida una nueva etapa, sí una nueva etapa, la de llevar una bitácora de viaje a bordo del gran viaje de la vida, sí, sí, me refiero al blog. Como pueden ver este blog se titula “Crónicas de un Cronopio”, por qué he escogido este titulo, tal vez algunos dirán que no tengo imaginación u orignalidad, pero lo he escogido en primer lugar porque admiro al escritor que le ha dado existencia a los Cronopios, Famas y Esperanzas, ¿sí saben de quién hablo verdad?, y si no, pues dejen que les alumbro su ignorancia con la luz de conomimiento, en efecto, me refiero al grandísimo Julio Cortazar, a san Julio Cortazar, aunque el Vaticano aún no lo tiene entre sus listas.

Pensaba escribir algunos datos sobre el gran Cortazar, pero no quiero hacerlos perezosos así que si quieren saber quién es Cortazar y todo lo que ha escrito pues investinguelo mijos, sirve que de paso aumentan su culturita, o también le pueden preguntar a Juan Osorio el señor que educa méxico a través de las grandes telenovelas mexicanas, hasta un premio recibió por su gran e intensa labor de idiotizar, perdón de educar a la sociedad mexicana. Pero no nos salgamos del tema.

De entre los Famas y las Esperanzas he escogido a los Cronopios, por qué, simple y sencillamente porque se me dio la gana. Aunque a decir verdad, todos y cuando digo todos es todos, nos podemos identificar con alguno de estas criaturas que creó el gran Cortazar, no es que yo me identifique más con los Cronopios, pero son los que mejor me caen.

Cronopios, a pesar de todo, felices los muchachos

Bien, de qué tratará este blog, pues de lo que le pase por la cabeza a este su humilde servidor el Cronopio 133, despues, en otra ocasión, si me acuerdo, les explciaré porque 133 y no 122 o 145 o 1234321. Aunque les aviso que mi vida es de lo más aburrida y cotidiana, es decir, es tan normal que a veces hasta me parece patética, por lo pronto cmencemos diciendo que soy un chico guapo, inteligente humilde, amable cordial, en fin a ser humilde nade me gana, y ademas de eso, estudio teología, sí, dije t-e-o-l-o-g-í-a. Pero en el trancurso de estas crónicas ya se irán enterando un poco sobre la vida de este Cronopio. Pero en esencia hablaré -lease escribiré- de lo que se me de mi ragalada gana, y a quien no le guste pues que se vallan a la chi… no, no se crean, no se vallan.

Saludos cronopianos ¿o cronopianenses? bueno saludos a todos los cronopios que por error o por incautos caigan en este humilde espacio.

Bueno, como se que muchos no irán a ver qué son los Cronopios aquí les dejo un video, ven cuánto los quiero que hasta les evito la fatiga.